Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

El 40% del territorio nacional ya sufre algún grado de erosión por intervención del hombre: IGAC



Por factores como la erosión, la contaminación química, la compactación y la salinización, que están asociados a la mano del hombre, el 33% del suelo mundial ya está degradado y el 40% del territorio nacional ya sufre algún grado de erosión. El uso excesivo del suelo por la actividad ganadera, que abarca el 26% de la superficie terrestre, es uno de los grandes responsables del desangre de los suelos.

Según la Organización de las Naciones Unidades para la Alimentación y la Agricultura (FAO), de poco ha servido que el 95% de los alimentos del planeta sea producido directa o indirectamente por el suelo, o que sea el hogar de la cuarta parte de la biodiversidad mundial.

Juan Antonio Nieto Escalante, Director General del IGAC alerta sobre la situación y hace un llamado pues "para salvaguardar este recurso no es suficiente solo la aplicación de prácticas de manejo que eviten que la ganadería o la agricultura continúen con su degradación, sino que todos los países deben empezar a trabajar en cuatro aspectos claves, relacionados con la unificación normativa, la articulación interinstitucional, el ordenamiento territorial y la vinculación activa de la academia, gremios y usuarios directos del suelo".

El suelo es el principal responsable de que los casi 9.000 millones de personas que habitan este planeta tengan qué comer, sin embargo el 40% del territorio nacional ya sufre de algún grado de erosión por la intervención del hombre y empezó a catalogarse como un recurso natural en peligro de extinción.

"Ya es hora de dejar de ignorar a este recurso natural, si no ponemos freno de mano a las actividades agropecuarias insostenibles, a la maquinaria minera destructora y a la tala indiscriminada de bosques, y ponemos en marcha una política que lo haga visible, tarde o temprano no tendremos alimentos que llevar a la mesa”, sostuvo Nieto.

Cifras del Instituto Geográfico Agustín Codazzi revelan que cerca del 28,7% de Colombia alberga suelos con conflictos de uso, de los cuales el 15,6% padece por el uso excesivo y sin control de la ganadería y la agricultura. El 13,9% restante son terrenos que a pesar de contar con capacidad productiva, ésta es desaprovechada y desperdiciada.

Las regiones Andina y Caribe las más afectadas por erosión alta o muy alta y en cuanto a la pérdida de bosques colombianos, el IDEAM y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible aseguraron que en 2014 la tasa de deforestación fue del 16%, año en el que se perdieron aproximadamente 140 mil hectáreas de coberturas boscosas.