El Gobierno y la Fiscalía entregaron el último reporte sobre asesinatos de miembros de las Farc que se desmovilizaron y sus familiares. En el informe se indica que 50 estas personas han sido asesinadas tras la puesta en marcha de la implementación del acuerdo final de paz.

El vicepresidente de la República, general (r) Óscar Naranjo aseguró que de estas víctimas, 12 han sido familiares, 28 excombatientes y el resto líderes sociales afines al partido, lo que calificó como preocupante, puesto que el Gobierno no se puede dar el lujo de que inicie un exterminio como en años anteriores.

“Hemos logrado individualizar tres victimarios constantes, por un lado están el Eln y las bandas criminales, que quieren quedarse con los territorios de las Farc para aumentar sus rentas del narcotráfico, y también actores individuales a los que estamos tratando de identificar”, dijo Naranjo.

El Vicepresidente de la República sostuvo que ya están trabajando de la mano con la Fiscalía, con el fin de establecer si existe un patrón definido o sencillamente casos aislados, pero relacionados con la lucha de quienes buscan que se mantengan la ilegalidad en diferentes partes del país.

“Estamos hablando de personas que quisieron dejar la guerra y acabar con las problemáticas que no han permitido que llegue el desarrollo a muchas regiones del país, es necesario protegerlos y por tanto estas informaciones nos ayudan a establecer políticas para esta tarea”, dijo Naranjo.

Ante este panorama la Fiscalía reveló que en el 30% de los homicidios ya se está avanzando en el esclarecimiento de los hechos, lo cual según esta entidad se traduce en 20 órdenes de captura; al tiempo que resaltó la necesidad de seguir trabajando con la comunidad para acabar con quienes atenten contra los lideres sociales.