Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

721 mil 482 millones de pesos menos recibió el Meta por regalías en 2013 comparado con 2011

Dos veces el presupuesto de Villavicencio, 2.12 veces en el año 2013 y superior al presupuesto del Meta para el 2014, en 1.4 veces.Aseguran críticos de la región que sería estúpido votar mal y pretender que nos gobiernen bien

Columna escrita por el profesor Eudoro Álvarez

Es de tal magnitud el despojo, que constituye más de dos veces el presupuesto de Villavicencio (2.12 veces) en el año 2013 y superior al presupuesto del Meta para el 2014, en 1.4 veces. Cifras mayores, que obviamente dejarán al Meta, a Villavicencio y a los restantes 28 municipios del departamento en condiciones de precariedad fiscal alarmantes.

La situación es más indignante, si la inversión con estos desmirriados recursos deberá hacerse a través del Fondo de Desarrollo Regional, del Fondo de Compensación Regional y las Asignaciones Directas, teniendo que ser aprobados a través de una especie de tutelaje centralista en los denominados OCAD.

Las transferencia que se harán desde el gobierno central a departamento y municipios serán simples “chichiguas”, comparados con el monto sustraído. Da coraje, escuchar a funcionarios del orden nacional tirándonos a la cara, la asignación de unas cuantas casas de las cien mil que prometieron el Presidente y el entonces ministro y hoy director de la campaña reeleccionista, Vargas Lleras, pillados mintiendo, en cuanto a cumplimiento de metas, por los senadores de la oposición.

Merece aclarar la responsabilidad de este “raponazo”: ésta recae en el mandatario en trance de reelección y los partidos de la Unidad nacional: La U, Cambio Radical, Liberal, Conservador, Verde y PIN, cuyos candidatos para el próximo 9 de marzo, prácticamente son los mismos y no dicen ni pío sobre su débito en este monumental despojo a nuestro departamento y demás regiones productoras de minerales e hidrocarburos.

En un derroche de cinismo se exculpan los pedidores profesionales de votos, pero lo hacen a nombre de los mismos partidos que apoyaron, de una u otra forma, al gobierno central en tamaño despojo contra las regiones.

Los electores del Meta, deberían pasarle la cuenta de cobro a estos sospechosos voceros de la región y negarles un apoyo que de repetirse, seguramente se remachará en episodios similares o distintos frente al interés regional, “porque el que lo hace una vez y no le pasa nada le queda gustando”.

Sería el colmo que como premio a la traición les pagáramos votando por partidos y candidatos, que a la hora de sacar la cara por las regiones, resultan inhábiles o inhabilitados. Además sería estúpido votar mal y pretender que nos gobiernen bien”.