Foto: Archivo Colprensa



La caída de helicópteros militares en Colombia ha sido un hecho relativamente frecuente en la historia reciente del país e incluso ha cobrado la vida de generales de la República, en accidentes de todo tipo.

Por ejemplo, la puesta en marcha de una fuerza que buscaba a Alfonso Cano, máximo jefe de las Farc, terminó con la muerte de seis militares - entre ellos un general del Ejército - a consecuencia del choque de dos helicópteros.

Los hechos sucedieron en Chaparral donde comenzaría a funcionar la Fuerza de Tarea del Sur del Tolima, comandada por el brigadier general Fernando Joya, quien murió en el hecho, ocurrido el 21 de abril de 2010.

Por otra parte, el 18 de febrero de 2011 se accidentó un helicóptero militar en la vereda Calamares, corregimiento Colina, en Rionegro, Santander.

(Lea aquí: Confirman la muerte de diez tripulantes del helicóptero que se precipitó en Antioquia)


A bordo de la aeronave viajaban cuatro militares, incluido el comandante de la Quinta Brigada del Ejército, general Alfredo Bocanegra. Todos murieron.

En el departamento de Caldas, el 28 de junio de 2016 se accidentó un helicóptero del Ejército al estrellarse con una montaña. Murieron 17 militares y se atribuyó al mal tiempo reinante en la zona.

Luego, el 1 de mayo de 2017 se produjo el accidente de una avión Cessna que iba a apoyar las labores de ayuda tras la tragedia de Mocoa. Cinco militares y tres civiles murieron.

En el mismo año 2017, el 18 de octubre se accidentó un helicóptero en Copacabana, Antioquia. Diez personas resultaron heridas. No hubo muertos.

Y ahora este 16 de enero de 2018 se registra la caída del helicóptero MI 17 en Segovia, Antioquia, con 10 tripulantes a bordo. Todos fallecieron.