Cargando contenido

Foto referencial Ingimage



La Universidad de los Andes retiró de su planta de docentes al profesor Hermes Tovar, reconocido por tener una de las trayectorias más importantes dentro de la institución, luego de una denuncia por un presunto acoso laboral, a una funcionaria de la Facultad de Economía.

Sobre el tema, el vicerrector de Desarrollo y Egresados de la Universidad de los Andes Eduardo Behrentz, explicó que el proceso de investigación se llevó a cabo bajo las normas y el debido proceso, concluyendo que al no poder comprobar su inocencia, el docente no podía seguir ejerciendo en la institución.

"El caso del profesor se inicia el 26 de abril del año en curso, en dónde una funcionaria de la Facultad de Economía, pone en conocimiento de la Decana de esa facultad, una queja de acoso laboral, cuando se hace la queja, la Decana la recibe y activa los procedimientos institucionales y disciplinarios en la universidad", relató Behrentz.

El vicerrector, añadió que aunque Tovar tenía un cargo importante en una de las facultades de la Universidad, las autoridades de la misma, llevaron a cabo una investigación concienzuda para tomar la decisión.

"Eso lo que significa es que se remite el caso a la Dirección de Gestión Humana y Organizacional, que es quien tiene la competencia para estos temas, inmediatamente se abre un proceso disciplinario, pues la universidad es muy cuidado con todo lo que tiene que ver con estos procesos laborales", dijo.

Entre tanto, el Consejo Superior de la Universidad de los Andes, se manifestó resaltando que como Alma Mater, tienen una responsabilidad de sancionar y rechazar toda forma de amenaza, acoso, matoneo y maltrato.

"Nosotros somos muy respetuosos con todo lo que dice la ley, en particular con lo que tiene que ver con el debido proceso, derecho a la legítima defensa, dobles instancias, tiempos de los procesos; todo eso hace parte de nuestros procedimientos", subrayó el Vicerrector.

Al historiador Hermes Tovar, de 74 años de edad, también lo investigan por presunto acoso sexual, al conocerse que dentro de la denuncia interpuesta por la empleada que lo vinculó al proceso, había declaraciones según las cuales, hubo un supuesto contacto físico indevido.

"Finalmente después de escuchar descargos, de mirar testimonios, de mirar la evidencia que teníamos nosotros, pues la Universidad decide que el comportamiento del profesor, no se acoge y no es consistente con lo que esperamos de un funcionario de la Universidad, y se le termina el contrato de trabajo", concretó.