Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

"Actué como papá y ciudadano al ver herido a mi hijo", aseguró el Presidente de la Corte Suprema

El presidente de la Corte Suprema de justicia, Luis Gabriel Miranda, advirtió que su hijo fue víctima de agresiones por parte de los policías que lo retuvieron en el norte de Bogotá al requerirlo la noche del pasado 23 de octubre por estar realizando, al parecer, escenas obscenas al interior del vehículo blindado asignado para el presidente de este alto tribunal.

De acuerdo con el magistrado, al ver a su hijo en el CAI de San José de Bavaria esa noche se exaltó y se lo llevó a su casa porque no tenía ningún requerimiento por parte de las autoridades.

El magistrado Miranda desmintió que estos hechos se hayan presentado a altas horas de la noche porque su hijo estaba realizando algunas diligencias relacionadas con la compra de dólares para poder irse al exterior.

"No es verdad que el Presidente de la Corte Suprema de Justicia, violando los protocolos, haya sacado a su hijo del CAI, en ese momento no estaba privado de la libertad ni existían motivos para que debiera permanecer allí", señaló el Magistrado.

Afirmó que su hijo estaba utilizando su camioneta blindada con el permiso que le otorga porque su conductor ya había salido de servicio. Sin embargo, el Magistrado insistió en que estos hechos no fueron a altas horas de la noche.

"Cualquier persona no puede manejar el vehiculo asignado al Presidente de la Corte Suprema, en este caso era mi núcleo familiar y no fue a altas horas de la noche, fue un episodio que ocurrió hacia las 6:30 – 7 de la noche", señaló el magistrado Miranda.

Por este hecho, el Presidente del alto tribunal anunció que las presuntas irregularidades por parte de los policías fueron puestas en conocimiento de las autoridades competentes y espera el resultado de las investigaciones en este caso.

Este es el comunicado emitido por el Presidente de la Corte Suprema

Como padre de familia, para claridad de la comunidad y la opinión nacional acerca de la difusión del incidente donde se hace referencia a mi hijo, por su vínculo con mi condición de presidente de la Corte Suprema de Justicia, me permito precisar:

1. Tras detenerse en una bahía de una calle del barrio La Colina Campestre la noche del pasado miércoles 22 de octubre, mi hijo Luis Gabriel Miranda Verbel fue conducido por agentes de la Policía Nacional al CAI de la 169 con Avenida Boyacá.
2. En ese momento él estaba adelantando diligencias para el viaje al exterior que tenía programado al día siguiente. Conducía la camioneta blindada asignada a mi despacho de magistrado de la Corte y lo hacía, por su seguridad y bajo mi autorización, porque a esa hora de la noche ya no contaba con conductor que lo transportara.
3. Enterado del incidente a través de llamada telefónica que él mismo me hizo, en la que me relató haber sido fuertemente golpeado durante el procedimiento policial, me dirigí de inmediato al lugar.
4. En el CAI, en reacción humana que tendría cualquier padre preocupado por la integridad de los suyos, me exalté al ver heridas en su rostro, como papá y ciudadano, reclamé y exigí las explicaciones del caso a los patrulleros que, según Luis Gabriel, lo agredieron.
5. Los hechos de violencia contra mi hijo fueron negados por los patrulleros presentes en el lugar. Por el contrario, trataron de acomodar la escena y de acusarlo a él de supuestas agresiones contra los patrulleros que no observé en ninguno de ellos.
6. Con mi familia estuvimos un tiempo en el CAI intentando aclarar el incidente, en el que como padre no concibo actos de agresión por parte de la autoridad hacia los jóvenes ante lo que podría haber sido, que no fue, una posible contravención o infracción de tránsito.
7. Cuando le devolvieron el documento de identidad a mi hijo, salimos con él del CAI porque no le hicieron ningún tipo de requerimiento, limitación o restricción de su libertad. Eso sí, esa noche regresamos a la casa con una profunda sensación de desprotección ante quienes tienen el deber de velar por la tranquilidad y seguridad de los ciudadanos, pero agradecidos de tenerlo vivo entre nosotros, a diferencia de lo que ha ocurrido en incidentes similares a otras familias.
8. El jueves en la mañana le manifesté a la coordinadora de seguridad del Palacio de Justicia, mayor María Niyelena Hoyos Medina, mi protesta frente al comportamiento registrado la noche anterior por los uniformados del CAI de la 169 con Avenida Boyacá (documento adjunto de la queja presentada).
9. No es verdad como se afirma en algunos medios que el Presidente de la Corte Suprema de Justicia “violando los protocolos” haya sacado a su hijo del CAI. En ese momento no estaba privado de la libertad ni existía motivo por el que debiera permanecer allí.
10. Tampoco es cierto que mi hijo haya sido sorprendido en flagrancia realizando “actos obscenos” dentro de la camioneta. Desde la parte exterior de estos vehículos blindados no existe visión hacia adentro, porque la impiden los vidrios polarizados.
11. Aunque Luis Gabriel salió del país el 23 de octubre no lo hizo para eludir una posible responsabilidad, sino para cumplir un viaje programado con varias semanas de anticipación, tal como lo prueban sus tiquetes aéreos de ida y regreso comprados el 3 de octubre.
12. Perplejidad me causa la noticia según la cual uno de los uniformados resultó gravemente herido e incapacitado. Esa manifestación me hace reiterar una vez más el sentido de perversión e instinto de los patrulleros por tratar de encubrir la grave falta en que incurrieron. El agredido fue mi hijo.
Como padre de familia y como Presidente de la Corte Suprema de Justicia reitero que soy un hombre respetuoso de la ley y de la Constitución y, en esa condición, esperaré y acataré los resultados de las investigaciones oficiales sobre este episodio. Convicción y respeto que también comparte mi círculo familiar.

LUIS GABRIEL MIRANDA BUELVAS
PRESIDENTE CORTE SUPREMA DE JUSTICIA


Este es el oficio del Magistrado Luis Gabriel Miranda a Policía Nacional

Oficio Del Magistrado Luis Gabriel Miranda a Policía Nacional by Clau Ruiz