El jefe del equipo negociador del Gobierno en La Habana, Humberto de la Calle, se mostró en contra de que el expresidente Álvaro Uribe o cualquier otro exmandatario sea juzgado por el tribunal especial de paz que se creará con el acuerdo de justicia transicional. De la Calle afirmó que este nuevo sistema no cambiará la manera como se investiga a los jefes de Estado. Dijo que el fuero especial que existe para el juzgamiento de los presidentes, es una condición de estabilidad del Estado. “El Gobierno no piensa que la jurisdicción especial de paz modifique las normas constitucionales sobre el juzgamiento de los presidentes. No aceptamos que el acuerdo de La Habana modifique el régimen especial de los presidentes”, señaló. Volvió a aclarar que la dejación de armas, es un sinónimo de entrega de armas y que sin esa condición “no habrá acceso a la justicia transicional. Tiene que haber reparación moral, material y simbólica para las víctimas”. “No habrá armas en manos de las Farc”, enfatizó De la Calle. Participación política Humberto de la Calle también afirmó que comparte la visión de la senadora Viviane Morales, quien planteó la posibilidad de extender la participación política también para los jefes de las Farc. “El Gobierno comparte la visión de Viviane Morales. Nosotros creemos que se debe ampliar la posibilidad de participación política, y el Gobierno sí considera que debe abrir un proceso de discusión sobre este tema”, dijo. Humberto de la Calle también descartó que las Farc vayan a imponer cuotas en el tribunal especial de paz. “No es que las Farc vayan a elegir sus propios jueces, eso no va a ocurrir. No habrá un tribunal por cuotas”, señaló. Justicia para la Fuerza Pública Por su parte, el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, afirmó no es cierto que los militares vayan a estar “en el mismo saco” que los guerrilleros. Explicó que si bien los agentes del Estado tendrán que someterse a los mismos principios de justicia, habrá un tratamiento diferenciado. “Cada quien asume sus culpas, pero difícilmente se le puede decir a las Farc que cumpla sus responsabilidades, si de nuestro lado no vamos a hacer lo mismo, eso no significa igualarse, sino que cada quien reconozca su verdad”, sostuvo. Dijo que se está trabajando en la necesidad de garantizar la seguridad de los guerrilleros que se desmovilicen, para evitar que sean exterminados como sucedió con la Unión Patriótica y otros movimientos alzados en armas.