El general Rodolfo Palomino escribió lo que, señaló, son sus últimas palabras en la institución, en una despedida que dirigió especialmente a los 180 mil uniformados que hacen parte de la Policía Nacional. Palomino, quien ingresó a la escuela de cadetes en 1978, expresó que a lo largo de su carrera pudo comprender el valor de servir a los demás portando un uniforme, del cual dijo, ahora viste en su corazón de Policía. En su mensaje destacó que la institución, de la que llegó a ser su director a finales de 2013, es vital para el desarrollo del país y por esa razón, al despedirse, además de agradecer hizo una llamado a todos los uniformados para que mantengan los valores de la solidaridad, el respeto y la honestidad. A continuación el mensaje del general: Desde que me hice Policía, hace ya 38 años, entendí que la dignidad más grande que puede tener un ser humano es servir a los demás. Mis padres siempre me inculcaron la solidaridad, el respeto y la honestidad como valores fundamentales y supremos para vivir en sociedad. Ahora que digo adiós, quisiera utilizar estas últimas palabras para agradecer a todos los hombres y mujeres Policías que día a día engrandecen esta que más que una profesión, es una Vocación y hacen de la Policía Nacional, una institución vital para el desarrollo de la nación. Ustedes hermanos policías, me enseñaron muchas cosas que llevaré en mi corazón verde oliva por siempre. A medida que se avanza en la carrera policial, se valora aún más cada oportunidad que nos da la Policía para servir a los colombianos. Gracias a esta querida institución pude consolidar mi familia, aprendí el verdadero valor de la dignidad, el aprecio de los pueblos y la solidaridad. Estoy completamente seguro, que más allá de los sacrificios que con valor hemos hecho, la satisfacción del deber cumplido y el reconocimiento de nuestros compañeros, amigos y familiares, se constituye en un lugar común que me llena de felicidad. La vida me ha demostrado que hay múltiples formas de contribuir al país, así que hoy quiero agradecerles en nombre de mi Familia, por integrar esta gran institución que siempre procurará un mejor porvenir para los colombianos. Cuando miro hacia atrás encuentro una estela de recuerdos que no son más que la marca indeleble de un trasegar institucional; un cúmulo de experiencias que engrandecen el orgullo de portar el uniforme, anhelo de valientes, piel de patriotas. Muchas Gracias, Dios bendiga a los Policías de Colombia. General Rodolfo Palomino López.