El Juzgado Tercero Administrativo de Santa Marta admitió una acción judicial interpuesta por la Alcaldía de la ciudad en contra de la empresa Metroagua S.A. con el fin de dejar sin efectos el contrato que tiene esa compañía para el suministro del servicio. La demanda fue instaurada por la anterior administración de la capital del Magdalena, en cabeza del exalcalde Carlos Caicedo, con el fin de evitarle al Distrito el pago de una millonaria indemnización. Caicedo consideraba que este contrato de Metroagua es “violatorio de la moralidad administrativa y del patrimonio público”. En un comunicado se afirma que “dicho contrato se firmó en contra de la ley porque se recurrió a un arrendamiento cuando debió celebrarse una concesión de servicios públicos; el arriendo se pactó por más de cinco (5) años cuando debió acordarse por un periodo que no superara dicho lapso”. Y agrega que para ese proceso “debió tramitarse una licitación pública y no una contratación directa como así se recurrió en su momento; y no pueden reconocerse costos o inversiones en las mejoras a la infraestructura de los servicios de acueducto y alcantarillado, pues en este contrato debe operar la cláusula de reversión”. La administración de Santa Marta pretende evitar el pago por unas mejoras e inversiones de infraestructura que se hicieron en acueducto y alcantarillado de la ciudad, cuyos costos deben ser asumidos por Metroagua y no por los ciudadanos. “Otra de las peticiones es que se le paguen al Distrito las regalías y los frutos civiles a que tiene derecho como propietario de la infraestructura para la prestación del servicio de acueducto y alcantarillado”, añade. En la acción judicial también se solicitaron facultades para que sea el Distrito de Santa Marta el que dirija el suministro de agua a los habitantes de la ciudad.