Cargando contenido

Nuestra posición fue en el sentido de que el fallo del 2007 hacía preveer que al poner nosotros el tratado Esguerra – Bárcenas a un Tribunal, y resultó que ese Tribunal dijo que había soberanía pero no había en ese tratado elemento alguno para delimitación de área marítima. Ahí empezó el calvario, porque alcanzamos a advertir que el fallo venía como vino”, aseguró.

Según el magistrado, lastimosamente se aceptó la jurisdicción del Tribunal de La Haya, y al aceptarla, se entregó la soberanía, y por lo tanto hay que obedecer el fallo del Tribunal.

El presidente del máximo Tribunal de lo Contencioso Administrativo se lamentó porque el país perdió demasiado mar.

Lo veo con mucho dolor de patria, porque es otro evento donde Colombia pierde territorio. Tenemos 200 años de posesión, teníamos un instrumento jurídico que era el tratado Esguerra – Bárcenas, y cometimos el error de irnos a un Tribunal para que se pronunciara sobre un título que nadie cuestionaba porque había plena soberanía, ya que los dos países lo habían acordado”, indicó.