La líder animalista Natalia Parra y el presidente de Fedegán José Félix Lafaurie manifestaron sus posiciones encontradas luego de que el Distrito anunciara que el futuro de las corridas de toros en Bogotá será definido a través de una consulta popular el próximo 13 de agosto.


En diálogo con RCN Radio, Natalia Parra, animalista y directora de la plataforma ALTO, dijo que desde este momento empezarán a motivar a los bogotanos para que salgan a votar ese día contra la fiesta brava.


"Empieza un reto para que un millón 900 mil personas salgan a votar; estaremos llamando a la ciudadanía para que salgan a decidir" dijo Parra a lo que agregó que la tarea no será fácil pero "dependerá de la conciencia ciudadana y de cómo nos podamos mover".


preload="none" controls="controls">

Parra afirmó que esta consulta antitaurina "se da para saber si Bogotá tiene el arraigo cultural suficiente para que se sigan dando las corridas de toros" tras lo que cuestionó la argumentación de los partidarios de la fiesta brava, "los taurinos han venido escudándose en un nombre que no les corresponde diciendo que son minorías, ellos no son minorías constitucionales" dijo. (Lea aquí: Consulta antitaurina en Bogotá costará cerca de 45 mil millones de pesos: Registraduría)


Por el contrario, el presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie dijo que el derecho de las parejas gay a adoptar niños es el mismo que tiene una minoría que le gustan las corridas de toros.


preload="none" controls="controls">

"Este es un país muy singular y de contrastes, en el tema de adopción de parejas gay, 2 millones 300 mil personas recogieron firmas y la cámara archiva el proceso mientras que en el tema de las corridas de toros, donde una minoría se verá afectada ahí si no, el país mira el tema con una inmensa distancia" cuestionó Lafaurie. (Lea aquí: Bancada animalista prepara estrategia para campaña a favor de la consulta antitaurina)


De acuerdo con el presidente de Fedegán, en el centro del debate de si se prohíben o no las corridas de toros en Bogotá, "está el por qué se le va a reprimir un derecho a una minoría".


La consulta tendrá un costo de 35 mil millones de pesos.