Son 7 los municipios de Cundinamarca los que enfrentan un proceso de revocatoria. Los alcaldes de Madrid, Facatativá, Pandi, La Calera, Tocancipá, Girardot, y Zipacón deberán dejar su mandato si sus comités promotores prosperan en la recolección de firmas y sobreviven a la revisión de motivos del Consejo Nacional Electoral (CNE). La ley indica que una revocatoria solo se puede promover bajo las siguientes premisas: incumplimiento del Plan de Gobierno y el descontento generalizado de la ciudadanía. De acuerdo a los promotores de las revocatorias, los motivos presentados por los ocho comités de revocatoria inscritos en Cundinamarca son los siguientes: Según Cesar Iván Califa, promotor del referendo de Facatativá: "Hay dos comités que promueven la salida del alcalde Pablo Emilio Malo García y en el resto de municipios ya están en proceso de recolección de firmas. "El principal factor es la inconformidad de la ciudadanía en el incumplimiento del Plan de Ordenamiento Territorial por parte del alcalde y la no inversión en escenarios deportivos y malla vial, al igual que el sobrepaso de la tasa de seguridad en comparación con Soacha, la construcción de urbanizaciones de forma ilegal, el razonamiento de agua, al igual que la contaminación del alcantarillado y el servicio de aseo privatizado". Según la norma, los comités deben recoger el 30% en firmas sobre el total de votos por el que gano cada alcalde. En el caso de Facatativá deben recoger 2.998 firmas, sin embargo, su promotor asegura que ya recolectaron el doble y que el paso a seguir es la radicación en la registraduría. Por otra parte, en el caso de Madrid, Germán Rodríguez líder del referendo, asegura que los motivos están ligados a la inconformidad del pueblo con las promesas incumplidas y al aumento de denuncias sobre la inseguridad en el municipio. El municipio de Madrid debe recoger 6 mil firmas de acuerdo a las votaciones que tuvo, sin embargo, la ciudadanía aspira a tener 12 mil con una recolección de firmas hasta el momento de 4 mil. En el caso de Pandi las principales razones son la falta de servicios médicos y agua potable, el mal estado de las vías y la alta tasa de desempleo, así lo señala Carlos Hernández promotor del referendo de este municipio. En La Calera, argumentan que ha habido un mal manejo de los recursos públicos, además de denuncias en temas de salud, educación, medio ambiente y movilidad. En Tocancipá, el comité alega demoras en la ejecución de los programas sociales, artísticos y deportivos. Así mismo, en Zipacón acusan al alcalde Gustavo Cortés de negligencia administrativa, atropello a la comunidad, falta de gestión y desviación de rubros, entre otros. Girardot tiene un capítulo aparte. Su alcalde, César Fabián Villalba Acevedo, fue arrestado en septiembre del año pasado por los presuntos delitos de concierto para delinquir, constreñimiento al sufragante y peculado por apropiación. Aunque Villalba está en libertad, continúa apartado del cargo y sigue vinculado al proceso. Ante esta situación, el comité promotor asegura que hay un descontento generalizado por el hueco administrativo que dejó. Al momento de ser radicadas las firmas la registraduría tiene un día hábil para llevarlas al consejo electoral y el consejo tiene de un mes a cuarenta y cinco días para contabilizar las firmas, si las firmas cumplen con los requisitos de ley en tres meses habría una nueva elección para reafirmar la revocatoria. Todas estas razones están siendo evaluadas por el CNE junto a otros 93 procesos de revocatoria que se adelantan en el país. La entidad será la encargada de avalar o no los motivos de los promotores.

¿Qué dicen los alcaldes?

Las opiniones de los alcaldes varían, mientras algunos sostienen que los procesos en su contra son jugadas políticas de sus contrincantes en las elecciones del 2015, otros plantean la posibilidad de que sea una estrategia para obtener beneficios económicos. Orlando Cardona, alcalde de Madrid, indicó que los argumentos presentados en su contra ante la Registraduría no están bien sustentados y todo se trata de una persecución política hacia su mandato y un ataque a las fuerzas políticas tradicionales del municipio. “Los motivos de los promotores no son sólidos, porque nada tienen que ver con mi plan de desarrollo. Este es un ataque político. Yo tengo mis pensamientos tranquilos. Frente a los argumentos de que no he cumplido con los planes de ordenamiento territorial es falso porque es clarísimo que la gente participa en los planes de desarrollo y todo queda registrado", señaló Cardona. Por su parte, el alcalde de Facatativá, Pablo Malo García, de forma similar a Cardona, añadió que el proceso de revocatoria en su contra no prosperará, porque el verdadero fin de sus promotores es presionarlo para obtener algún tipo de beneficio económico o puestos públicos. “No es un tema de persecución política. Ellos, los promotores, simplemente están buscando dinero y yo no voy a caer en su juego. Me preocupa que el registrador municipal les dé su aval cuando, en realidad no cumplen con los motivos que exige la ley. Espero que el CNE tome la decisión correcta”, dijo García.