Cargando contenido

El tercer cabecilla en la línea de mando del Clan del Golfo fue muerto en las últimas horas, durante operativo de las autoridades en Córdoba

Cabecillas Clan Golfo
Cabecillas Clan Golfo.
Policía

Las Fuerzas Militares y la Policía Nacional abatieron en zona rural de Montelíbano (Córdoba) al extraditable Aristides Manuel Meza, alias 'El Indio', tercero al mando en la estructura del Clan del Golfo.

Según información del caso, uno de sus mismos hombres fue quien entregó la información de su ubicación a las autoridades. Es por eso que se entregará la recompensa de hasta mil millones de pesos que ofreció Colombia junto a EE.UU.

“Con la caída de este extraditable continúa el derrumbe de la organización criminal”, agregó el director general de la Policía Nacional, general Jorge Hernando Nieto Rojas.

El operativo en su contra se dio a las nueve de la mañana de este miércoles, en el corregimiento de Tierradentro, cuando fuerza pública abatió a este capo solicitado en extradición por el Gobierno de Estados Unidos.

También tiene orden de captura en Colombia por los delitos de terrorismo, homicidio, amenazas y obstrucción a vías públicas.

“La neutralización de ‘El Indio’ se constituye en el principal y más contundente golpe contra el Clan del Golfo en 2018”, sostuvo el comandante de las Fuerzas Militares, general Alberto José Mejía.

Este resultado se dio luego de una exhaustiva investigación liderada por efectivos de la Dirección de Inteligencia Policial (DIPOL).

Efectivos del Comando Conjunto de Operaciones Especiales de las Fuerzas Militares efectuaron una operación de asalto aéreo en el sitio donde se encontraba este hombre que dirigía las actividades criminales del Clan del Golfo en las costas Pacífica y Caribe y en el Magdalena Medio, especialmente en los departamentos de Córdoba, Sucre, Bolívar, Atlántico, Magdalena y San Andrés, y parte del Urabá y el bajo Cauca antioqueño.

De ‘El Indio’ se conoce que coordinaba las alianzas criminales con estructuras del narcotráfico en Panamá, Costa Rica, Honduras, Guatemala y México para el envío permanente de cargamentos de cocaína, vía marítima y terrestre, hacia Estados Unidos y Europa.

Según la investigación, este capo pagaba entre 10 y 15 millones de pesos por niñas y adolescentes vírgenes y era amante de los productos importados, especialmente del whisky, el caviar, los quesos y otros enlatados.

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido