Cargando contenido

El Instituto Colombiano de Desarrollo Rural, Incoder, el Fondo Nacional de Gestión del Riego de Desastres y la Gobernación de La Guajira adelantaron un plan de choque para proveer de agua a las comunidades indígenas de esta sección del país.

El plan, que incluye la construcción de 26 pozos profundos, contempla inversiones por $4.447 millones y busca, según el Incoder, "mejorar la calidad de vida de estas comunidades y recuperar las zonas afectadas por la intensa temporada seca que ha ocasionado escasez de productos alimenticios en la región".

El proyecto contempla beneficiar a 26 comunidades indígenas Wayuu y campesinas de los municipios de Barrancas, Manaure, Uribia, Maicao, San Juan del Cesar, Riohacha, El Molino, Fonseca y Distracción.

El proyecto incluye además la implementación de 26 hectáreas con sistema de riego por goteo en las que se sembrarán alimentos de pan-coger como ahuyama, yuca, plátano, fríjol y maíz que aportan a la seguridad alimentaria.

De los 26 pozos, se encuentran listos para entregar 19 en los próximos días, los cuales se repartirán de la siguiente forma: tres en Albania, San Juan del Cesar y Barrancas, dos en Riohacha y Maicao; y uno en El Molino y Distracción, los pozos restantes se encuentran en proceso de construcción.

La puesta en marcha de los pozos es un primer paso para solucionar los problemas de desabastecimiento de agua en estas comunidades.

El gran plan contempla la rehabilitación de 76 pozos para el abastecimiento de agua, con una inversión de $4.550 millones de pesos.

El departamento tiene una situación de emergencia permanente, ya que según las mismas autoridades regionales, no llueve en forma desde hace cerca de dos años.