Inocente de los delitos de interés indebido en la celebración de contratos y cohecho por dar u ofrecer se declaró el ingeniero y contratista Andrés Cardona, investigado en la presunta adjudicación irregular del contrato Tunjuelo-Canoas en favor de Odebrecht. La Fiscalía aseguró que "hubo intereses de parte de varios contratistas, el alcalde mayor de Bogotá Samuel Moreno y otros funcionarios públicos del Distrito en la negociación de un contrato inicial por 234 mil millones de pesos para las obras del canal y otro contrato adicional por 97 mil millones de pesos, para la construcción del interconectaor que permitiría la descontaminación del río Bogotá y además cumplir un fallo del Consejo de Estado". Otra de las personas involucradas en estos hechos sería el gerente de la empresa de Acueducto de Bogotá, Jorge Pizano, con quién se habría concretado todo lo referente a la ejecución de dicho contrato. La Fiscalía solicitó la medida de aseguramiento en establecimiento carcelario contra Andrés Cardona por estos hechos.