Cargando contenido

Son perros y gatos que se regalan en Navidad y que muchas veces se convierten en una molestia para las familias.

Muchas de ellas fueron un regalo en época navideña
Luego de que muchas personas hayan regalado perros y gatos en diciembre, algunos animales son abandonados pues se convierten en un estorbo para las familias.
Foto: RCN Radio Armenia

Se ha vuelto tradición en Colombia dar como regalo en época de Navidad una mascota que en un principio se recibe con agrado, pero que con el pasar de los días se convierte en una responsabilidad que no estaba planeada y que genera otros compromisos que no estaban previstos.

La representante de la fundación Fundamor, Beatriz Elena Aristizábal, expresó que las personas no han tomado conciencia frente a obsequiar perros y gatos en época decembrina, lo que se ve reflejado en que muchos núcleos familiares encuentran en el perro o en el gato tareas que no estaban previstas y que provocan el abandono de la mascota

Le puede interesar: La tradición del Año Viejo se resiste a desaparecer en América Latina

“Si miramos las estadísticas, durante el primer trimestre de cada año es el periodo cuando más se presentan casos de abandonos de mascotas, y esto se da por la falta de educación en la tenencia de animales de casa”, indicó Beatriz Aristizábal.

“Un porcentaje importante de los perros y gatos que son regalados en Navidad se convierte en decisiones que se toman de manera apresurada, no pensando en familia y sin ninguna consciencia por los animales”, expresó la animalista.

Los expertos explicaron que es común que las mascotas empiecen a enfermarse, requieren los esquemas de vacunación, controles, esterilizaciones, entre otros procedimientos, que se convierten en un gasto más, lo que lleva a las personas a tomar la decisión de regalarlas o tirarlas a la calle. 

Lea también: Muñecos de año viejo, la protesta de los venezolanos por la crisis

Beatriz Elena señaló que otro de los aspectos que no se tienen en cuenta es que las mascotas necesitan tiempo para brindarles cariño, espacios para la recreación y cuidados especiales, situaciones que no son analizadas con premura.

En este momento en el refugio de la fundación Fundamor, ubicado en una zona rural del municipio de Calarcá, hay más de 100 perros que han sido abandonados por diferentes circunstancias o simplemente nacieron en las calles.

Por otra lado, la animalista manifestó que han sido muy pocas las especies que se han dado en adopción en ésta época, por lo que llamó la atención por la gran cantidad de perros y gatos que aún no encuentran un hogar.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido