Cortesía: Dapard

Con maquinaria pesada abrieron paso vehicular por la doble calzada Bello -  Hatillo -Barbosa, luego que el paso fuera interrumpido por el desbordamiento de la quebrada Graciano o berbedero, en el norte del Valle de Aburrá.

En la emergencia quedaron atrapados en el afluente, varios automóviles, un camión y un bus. El director de Emergencias del Dapard, Mauricio Parodi Díaz, manifestó que cuando hay crecientes de las quebradas, hay desplazamiento de rocas gigantes que ocasionan problemas en la movilidad.

"Esta quebrada es de un pequeño volumen pero cuando se crece arrastra unas rocas de tamaño gigante. Es importante que las personas que estén pasando por ahí tengamos cuidado cuando haya fuertes lluvias. En esta emergencia solo hubo una persona herida, una mujer gestante que tuvo un golpe en la rodilla y ataque de nervios".

El funcionario manifestó que el concesionario encargado de Hatovial  ha sido responsable en el manejo de este eje que comunica el Norte con el Nordeste del departamento.

Mauricio Parodi pidió mayor compromiso de la comunidad para evitar que se arrojen sedimentos y basuras en las cañerías y evitar taponamientos en las quebradas.