Cargando contenido

Foto: Cortesía



Una rectora y dos profesores se desplazaron de Valparaíso, en el suroeste de Antioquia, por amenazas de grupos armados. El hecho se suma al desplazamiento de los 12 profesores que abandonaron las escuelas rurales de Cáceres, en el Bajo Cauca, en medio del éxodo de casi 600 personas por los combates que sostienen el ELN y el Clan del Golfo desde mediados de enero.

El secretario de educación de Antioquia, Néstor David Restrepo Bonett, aseguró que se tomarán todas las medidas para evitar que el desplazamiento de los 15 profesores afecte el calendario escolar en esas subregiones, donde es evidente el recrudecimiento del conflicto armado.

"Los profesores están organizados de modo que podamos, sin suspender el calendario escolar, adelantar el mismo mientras las autoridades locales nos dan las garantías para que los docentes puedan retornar a sus escuelas rurales. Ya se han tomado algunas medidas como el traslado de los profesores, eso les dará tranquilidad", afirmó el secretario de educación.

Según información de las comunidades, en el caso del Bajo Cauca las clases deben ser dictadas en un parque, toda vez que los profesores aún se niegan a retornar a las escuelas rurales de las veredas Ponziano, Tamaná, Santa Cruz y El Tigre, donde habría circulación de comandos armados, cuyos miembros vestidos con uniformes militares siguen amenazando a los pobladores.

La semana anterior, en el vecino municipio de Caucasia, hombres armados se enfrentaron en el casco urbano, justo cuando los estudiantes salían de los colegios. El hecho aumentó el temor de los padres de familia, quienes estarían dejando de enviar a sus hijos a las clases. Recordemos que el Bajo Cauca es la zona más afectada del país por el aumento de los desplazamientos en lo que va corrido del año.