Las fuertes lluvias han causado inundaciones en los municipios de Vigía del Fuerte y Murindó, Urabá antioqueño, donde han resultado damnificadas 2.100 familias.


Estas anegaciones ocurrieron por los desbordamientos de los ríos Atrato, Murrí y Achía que rodean esas dos localidades.


La secretaria de Planeación de Vigía del Fuerte, Leidy Zarit Palacios, aseguró que la Gobernación de Antioquia no les han enviado ayudas humanitarias, a pesar de que el censo reportado arrojó 1.300 hogares damnificados y más de 750 hectáreas de cultivos destruidos.




La misma situación ocurre en Murindó, pues allí son 800 familias damnificadas que solicitan elementos de aseo, alimentos, frazadas y colchonetas.


Sin embargo, las adversas condiciones climáticas han impedido que las ayudas humanitarias de la Gobernación puedan ser trasladadas en helicóptero a esta zona del Urabá, donde sólo se llega vía aérea o fluvial.