Cargando contenido

Niños, jóvenes y adultos se han desplazado hacia la zona urbana de Cáceres, por presencia de grupos armados. Foto: Cortesía OIA.



Por temor a quedar en medio del fuego cruzado, 230 niños en Cáceres, reciben sus clases en albergues temporales, mismos donde permanecen desde hace más de 20 días, debido a enfrentamientos armados entre el Clan del Golfo y el ELN.

En zona urbana de este municipio del Bajo Cauca antioqueño permanecen 531 personas desplazadas, aún sin garantías de seguridad para retornar a sus veredas.

El personero de la localidad, Anderson Piedrahita, confirmó que pese al acompañamiento del Ejército, las familias continúan con el mismo temor de regresar a la veredas Alto Tamaná, El Tigre y Ponciano. 

En zona urbana de Cáceres, permanecen 203 familias -en su mayoría niños y ancianos-, que aún no tienen garantías para retornar. Estas familias están a más de 22 kilómetros de la zona urbana por una carretera destapada.

Entre tanto, con horarios especiales y rotación de maestros, se les está garantizando a estos niños el derecho a la educación, que por estos días se ha visto truncado por la presencia de grupos armados ilegales, que mantiene atemorizada a la población.