22 mil 913 llamadas fueron recibidas a la línea de emergencia 123 durante la celebración de Navidad. Las autoridades atendieron 347 riñas, que dejaron once personas lesionadas, frente a 41 que hubo el año anterior en el Valle de Aburrá. En Medellín, no ocurrieron homicidios, luego de una racha violenta en diciembre. El subcomandante de la Policía Metropolitana, coronel Juan Carlos Rodríguez Acosta, aseguró que la mayoría de las peleas son entre familiares y amigos que se encuentran en estado de ebriedad. Pese a la alta intolerancia, hay una reducción en riñas, heridos y  muertos comprado con 2016. En La Estrella y Caldas, sur del Valle de Aburrá, dos hombres que habían estado en la cárcel, fueron asesinados en hechos aislados, que no tendrían relación con la celebración de Navidad, sino con venganzas personales, explicó el coronel Rodríguez Acosta. La mayoría de los hechos de intolerancia ocurrieron en los barrios Villa Hermosa y Buenos Aires, que contrastó con el buen comportamiento en el centro y  noroccidente de Medellín. Para lo que resta de diciembre, las autoridades recomendaron no exceder el consumo de licor y solucionar los problemas de manera pacífica.