Cargando contenido

Metrocable Picacho de Medellín/Foto Metro


La Alcaldía de Medellín comenzará la próxima semana la notificación de oferta de compra a las familias que están en la zona de influencia del Metrocable Picacho y cuyas viviendas tendrán que ser demolidas. Las obras tardarán 18 meses, a partir de la firma del contrato en diciembre.

El director del Instituto de Vivienda de Medellín (Isvimed), Sergio Gaviria Vásquez, señaló que se reubicarán 392 núcleos familiares, generando el menor impacto posible por la construcción del cable en el noroccidente. Ya está definido el valor que se pagará por cada inmueble.



La integrante de la veeduría Metrocable Picacho, Diana Milena Hernández, expresó su preocupación por el dinero que le ofrezcan por la casa donde ha vivido en las últimas tres décadas. Teme que con la reubicación, pierda los clientes de las manualidades que ha vendido durante años.



El alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez Zuluaga, señaló que Isvimed tiene recursos por 50 mil millones de pesos, que garantizarán la compra de los predios, la reubicación de las familias y el pago de los arriendos temporales.



Picacho será el sexto cable de Medellín. Contará con 127 cabinas, que recorrerán 2 mil 800 metros de longitud. Tendrá cuatro estaciones: Acevedo, Pedregal, Doce de Octubre y Progreso.  Cuatro mil pasajeros se movilizarán cada hora.