Cargando contenido



Con fuertes dispositivos de seguridad, integrados por el ESMAD de la Policía y el Ejército, las autoridades se preparan para afrontar el Paro Cívico convocado en Carepa, Turbo, Apartadó y Chigorodó, donde a partir del lunes primero de enero entrarán en funcionamiento 3 nuevos peajes, pese al rechazo generalizado entre habitantes y alcaldes.

La secretaria de Gobierno de Antioquia, Victoria Eugenia Ramírez, anunció que para evitar bloqueos en las carreteras, a la zona se trasladaron 400 policías y soldados adicionales, pues no se permitirán vías de hecho. La funcionaria recordó que la instalación de los nuevos peajes es una orden de la Agencia Nacional de Infraestructura, por lo que solucionar el problema no es una competencia de la Gobernación.

Los uniformados fueron desplegados en varios sectores del Eje Bananero de Urabá, especialmente en la vía que comunica a esta región con Medellín. La preocupación de las autoridades es que las manifestaciones puedan afectar la movilización de los miles de viajeros que se espera se trasladen a las playas de la zona, con motivo de la época de fin de año y vacaciones.

Aunque la ANI y el Ministerio de Transporte acordaron unas tarifas diferenciales de 2 mil 100 y 3 mil 100 pesos para los habitantes que demuestren vivir en la zona, las comunidades piden el traslado de los peajes o la cancelación de los mismos, pues denuncian que para llegar de Medellín a Urabá tendrán que pagar 7 peajes, pese a la cercanía entre los municipios.