De los 294 homicidios de niños, niñas y adolescentes ocurridos este año en el país, 41 casos fueron en Antioquia, siendo el segundo departamento más violento para los menores de edad. El primero es Valle del Cauca.

El director Nacional de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, explicó que en estas dos regiones los menores son utilizados como un botín de guerra para retaliaciones entre bandas delincuencias y de microtráfico.

"Los niños y las niñas, al igual que las mujeres, se convierten en objetos para hacerle daño a otros y ejecutar retaliaciones. Si se quiere agredir a un grupo, se agrede a sus familiares e hijos. En Valle del Cauca y Antioquia son los mayores niveles de agresiones", dijo el funcionario.

Según Carlos Eduardo Valdés, algunos homicidios están relacionados con menores que, desde muy temprana edad, conviven con sus parejas sentimentales.

“Hemos identificado que niños de 13 años ya conviven en pareja y se presenta violencia en el interior de estas relaciones. Estamos advirtiendo este tipo de fenómenos desde temprana edad”,  señaló Carlos Eduardo Valdés.

El estudio de Medicina Legal reveló que las mayores víctimas son niños, con edades entre los 8 y 13 años de edad.

Violencia intrafamiliar 

En Medellín, 12 menores de edad han sido asesinados este año, siendo la segunda ciudad más violenta, después de Bogotá, con 27 casos. Las causas más frecuentes de muerte son por objetivos contundentes, por arma blanca o heridas con arma de fuego, según Medicina Legal.

El comandante Operativo de la Policía Metropolitana, Coronel Diego Vásquez, explicó que las autoridades han detectado que la violencia intrafamiliar contra los menores, ha ocasionado la mayoría de los casos.

"Nosotros, en las causas que hemos encontrado, vemos que muchas son por casos de violencia intrafamiliares y lesiones entre conocidos, por golpes", señaló el alto oficial.

Uno de los casos más dramáticos ocurrió en febrero de este año, cuando el sargento Segundo del Ejército, Richard Pérez, fue capturado como el presunto responsable de asesinar a golpes a su hijastro de cinco años. El menor tenía múltiples traumas producto de la violencia intrafamiliar.