Con elementos de fabricación carcelaria se atacaron entre sí los internos del patio 8 de la cárcel nacional Bellavista de Bello, Norte del Valle de Aburrá, por lo que los guardias tuvieron que intervenir. El intento por recuperar el control ocasionó una gresca en el pabellón de ese penal, donde resultaron lesionados 42 presos, mientras que el personal de vigilancia sufrió golpes pero no de mayor consideración. De acuerdo con el dragoneante Wilson Flórez, uno de los guardias de ese centro penitenciario, los internos recibieron allí la atención médica, pero dos de ellos quedaron bajo observación. El Personal de Guardia está a la espera de las indicaciones de la Dirección Regional y General con respecto a las amonestaciones para los internos involucrados en esta gresca. Los defensores de derechos humanos responsabilizan de este tipo de riñas al hacinamiento de un 150% en el que conviven los internos en la cárcel de Bellavista, donde hoy habitan más de 4.800 presos en un espacio construido para 2.200 personas.