Foto: Cortesía Leonardo Montoya

Al cumplirse el día número 14 del Paro Cívico en Chocó, continúa aumentando la presencia de indígenas en Quibdó para apoyar las jornadas de protestas. Algunos arrendaron apartamentos y otros están en campamentos improvisados, pero todos se unirán en una misma voz para exigir que el Gobierno garantice la seguridad, educación y salud en todos los resguardos. Lino Membora, Coordinador de la Mesa Indígena de Chocó, confirmó que ya son cerca de 600 nativos los que han llegado a Quibdó para apoyar el paro. Recordó que más de cuatro mil personas se han tenido que desplazar este año en el departamento por los combates entre el ELN y el Clan del Golfo, acciones que no han sido controladas por la Fuerza Pública. El líder indígena agregó que "nosotros ya hemos hecho muchas movilizaciones para reclamar los derechos, nos toca aveces alquilar algún apartamento para ubicarnos ahí mientras tanto. El movimiento decide apoyar la causa justa del paro, sobre todo por el tema de los hospitales de tercer y segundo nivel". En el pliego de peticiones de los indígenas, se destaca la necesidad de hospitales de segundo nivel en Itsmina, San Juan, Bahía Solano y Riosucio. Además, piden la intervención del Gobierno para erradicar las minas antipersonal que las guerrillas y los paramilitares sembraron en los alrededores de los resguardos. A los 600 nativos concentrados en Quibdó se suma la llegada de 170 guardias indígenas para custodiar y garantizar la seguridad de sus compañeros. De igual manera, la Confederación de Mineros de Chocó también está apoyando las protestas, por lo que ya son varios los sectores que reclaman el cumplimiento de los acuerdos de agosto del año anterior para levantar el Paro Cívico departamental.