219 menores fueron abandonados en Antioquia el año anterior. 130 eran niños y 89 eran niñas. Los casos más preocupantes fueron los de seis bebés, con menos de 40 días de nacidos, quienes fueron abandonados en ríos, parques o calles, sin que se tenga ningún dato de su nombre, sus padres o enfermedades que padezcan.

En diálogo con RCN Radio, la directora Regional del Bienestar Familiar, Selma Patricia Roldán, mostró su preocupación por el aumento, en un 75 por ciento, en el número de menores abandonados entre el 2015 y 2016, en algunos casos, relacionado con padres adictos a sustancias sicoactivas y menores abusados física y sexualmente.

“Pasamos de 125 en 2015 a 219 en 2016. Solo este año, ya tenemos tres casos. Uno encuentra los niños solos caminando en la calle, en un semáforo vendiendo dulces o son hijos de padres que consumen drogas y no saben dónde están los menores”, señaló.

El Bienestar Familiar hizo un llamado a los padres para que dejen los niños en las Comisarias y no en las calles, corriendo peligros, lo que les podría acarrear una investigación penal por abandono, advirtió Selma Roldán. (Puede leer: Antioquia, segunda región con más niños en condición de abandono el último año).

 “No dejen los niños abandonados a la deriva, corriendo miles de peligros. Que se arrimen a una comisaría. El ICBF no juzga ni detiene a nadie. Pero cuando los dejan en la calle, sí incurren en un delito. Si tomó la decisión de abandonarlo, déjelo en un lugar seguro”, dijo.

En Medellín, ocurrió el 80 por ciento de los abandonos, con 168 el año anterior, en zonas como La Minorista, Niquitao y el Centro. A los niños se les restablece los derechos y si no pueden regresar a su entorno familiar, entran a un proceso de adopción.