Foto: Cortesía.



Por trabajar en precarias condiciones higiénicas y de hacinamiento, 80 trabajadores del Instituto de Bienestar Familiar, regional Antioquia, salieron a paro. Exigen ser reubicados de la sede en Laureles, pues temen además que por un cortocircuito ocurra una tragedia.

La secretaria General del Sindicato de Defensores de Familias, del Icbf, Natalia Vanegas, denunció que estas son las mismas exigencias que vienen pidiendo desde hace más de diez años, pero actualmente la situación empeoró, pues hay un solo baño para 40 personas. Reiteró que para levantar el cese de actividades, exigen una sede de trabajo con todas las condiciones higiénicas y estructurales.

La funcionaria denunció que la negligencia para solucionar las precarias condiciones de estos trabajadores, ha sido desde la dirección Nacional del Icbf, pues por más que se han enviados cartas y realizado cese de actividades, nunca han obtenido respuesta.

Con mensajes como “Por un lugar digno para trabajar, viva el cese en el centro zonal suroriental”, a esta hora permanecen a las afueras de esta sede en el barrio Laureles, con el propósito de dar sentar su voz de protesta y obtener mejores garantías laborales.