Cargando contenido

El atroz crimen fue cometido por un habitante de calle en Itagüí, Antioquia.

El atroz crimen fue cometido por un habitante de calle en el Itagüí, Antioquia.
Foto archivo

El Juzgado Primero Penal Municipal de Itagüí con función de Control de Garantías, impuso medida de aseguramiento en centro carcelario contra el habitante en situación de calle Rafael Arturo Ochoa Rivera, quien en medio de una riña mató a puñaladas a su novia, Jeimy Chirley González Huertas, en hechos ocurridos el pasado mes de febrero en esa población del sur del Valle de Aburrá.
 
Para evadir la justicia, Ochoa Rivera desmembró el cuerpo de la víctima y lo arrojó por partes a la quebrada La María en Itagüí, pero ante las evidencias que recopilaron los investigadores de la Fiscalía, aceptó cargos por el delito de feminicidio agravado.

Lea tambiénCapturan a “Clemente”, considerado máximo líder de “la Oficina”
 
Sobre este atroz crimen, las autoridades confirmaron que la víctima, de 36 años y madre de dos niños, llegó desde la ciudad de Ibagué, Tolima, en diciembre de 2018, con el objetivo de conseguir trabajo en el área textil.
 
Según trascendió, algunos problemas personales provocaron una depresión y  Jeimy cayó en la drogadicción, y en las calles conoció a Rafael Arturo Ochoa Rivera, quien se convirtió en su pareja sentimental y luego en su verdugo.
 
En el momento de la captura del victimario, conocido como alias Golpe, de 29 años, el  subcomandante de la Policía Metropolitana, coronel Pablo Ferney Ruiz Garzón, precisó que las autoridades empezaron a reconstruir paso a paso este macabro crimen desde el 7 de febrero con el hallazgo de las partes del cuerpo de la víctima.
 
El trabajo coordinado por un fiscal de la Unidad de Vida de Medellín, permitió esclarecer el feminicidio de Jeimy Chirley González Huertas, gracias al apoyo que recibieron de algunas personas que conocían a la pareja.

Le puede interesarDe ocho disparos fue asesinado un joven en San Javier
 
Varios testigos presenciales declararon a la Fiscalía que Ochoa Rivera era un celoso compulsivo y que golpeaba constantemente a su compañera sentimental, por el solo hecho de saludar a otros indigentes.
 
Rafael Arturo Ochoa Rivera podría recibir una condena de más de 30 años de prisión, como autor del delito de feminicidio agravado.

Fuente

Alerta Paisa

Encuentre más contenidos

Fin del contenido