En estado crítico, inconsciente y entubado, fue trasladado el policía Édgar Báez Quintero desde la Clínica Panamericana, de Apartadó, a la unidad de quemados del hospital Simón Bolívar, en Bogotá.



El director de la Clínica en el Urabá antioqueño, Nicolás Suárez, confirmó que el uniformado fue remitido en un helicóptero ambulancia, bajo pronóstico reservado.



El policía Édgar Báez Quintero, de 23 años de edad,  tiene quemaduras en el 70 por ciento del cuerpo. Desde que ocurrió el accidente, hace cinco días, ha tenido que ser intervenido quirúrgicamente dos veces, por la gravedad de las heridas.