Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Al menos 100 mil personas participarían del Paro Cívico en Chocó

Al menos 100 mil personas participarían del Paro Cívico en Chocó que comienza el miércoles. Calles y viviendas amanecieron pintadas con mensajes contra el Gobierno Nacional


Con la gallardía que se necesita para reclamarle derechos a un Gobierno central que rara vez ha mostrado compromiso con el departamento, en Chocó ya se ultiman los detalles de lo que promete ser "la mamá de todas las marchas" en Colombia. Por segunda vez en menos de un año, en Quibdó deberán parar todas las actividades de comercio y transporte para llamar la atención del Estado.

En una ciudad cuya población no supera los 130 mil habitantes, se preparan para recibir a cerca de 100 mil personas que llegarán desde varios de los 30 municipios chocoanos en donde la indiferencia del Gobierno Nacional es por igual. Con perifoneo y mensajes en la radio local, además de grafitis pintados en calles y viviendas, se convoca al Paro Cívico, una "cita con la historia en Chocó".



Mario Luis Benítez Arboleda, destacado periodista local y miembro del Comité Cívico por la Dignidad de Chocó, explicó que esta vez no le están pidiendo al Gobierno una negociación. Por el contrario, lo que exigen es que se cumplan los 10 acuerdos logrados en el Paro que tuvo lugar entre el 17 y el 24 de agosto del 2016, entre los que se destacan 720 mil millones de pesos para mejorar las vías que comunican a Chocó con Antioquia y Risaralda.



La tensión en el departamento es total, no solo porque el Paro Cívico se dará en simultaneo con las manifestaciones convocadas en Buenaventura contra el Gobierno, sino porque un sector del comercio amenaza con no apoyar las movilizaciones. 

[imagewp:325283] Foto: Cortesía Comité por la
Salvación de Chocó

De cualquier manera, los líderes esperan que la protesta se desarrolle sin actos de violencia y, por el contrario, que todo el Chocó se una para reclamar por la falta de electricidad en 11 municipios, la contaminación del agua y la falta de acueductos en un departamento donde llueve todos los días, sumado al aumento de la inseguridad y la falta de acciones para combatir la minería ilegal.