Cada mes, al menos dos niños indígenas han muerto en Alto Baudó, en Chocó, durante este año, por desnutrición y enfermedades respiratorias o diarreicas. Los menores tienen edades entre los cero y cinco años.

El personero del municipio chocoano, Haiber Mosquera, dijo que la cifra podría ser mayor, pues se ha verificado la muerte de 20 niños, pero las comunidades indígenas señalan que serían 32 los menores fallecidos.

"Por información indígena desde la zona, estaríamos hablando de entre 28 y 32 niños. Nosotros hemos verificados entre 18 y 20. La mayoría de las muertes estarían relacionadas con desnutrición y física hambre", señaló Mosquera.

Una de las dificultades para la atención médica de los menores, es que las comunidades indígenas están a dos horas de camino del casco urbano, dijo Habier Mosquera.

"Instando al Icbf para que instalen centros móviles de recuperación. Hay 34 mil habitantes y existe uno solo, está en la cabecera municipal. Las comunidades están muy ajadas".

La Personería de Alto Baudó advirtió que en el municipio hay un solo centro de salud, con cuatro médicos, donde, en algunos casos, escasean los insumos para la atención de la población más vulnerable.