Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Inundaciones en Nechí, Antioquia.
Inundaciones en Nechí, Antioquia.
Cortesía: Alcaldía de Nechí.

Unas 40 hectáreas de arroz quedaron bajo el agua en Nechí, Bajo Cauca antioqueño, tras el rompimiento de un dique del río Cauca. Al menos dos mil familias están en riesgo, por lo que las autoridades tratan de reparar la estructura antes de que el nivel del afluente aumente.

El secretario de Gobierno de Nechí, José Pérez Martínez, confirmó que los cultivos, que son el sustento de la mayoría de las familias del municipio quedaron inundados.

El deterioro de la estructura alcanzaría los 20 metros y las autoridades adelantan una inspección en la margen del río para determinar los daños y el riesgo de la población en caso de crecientes.

Lea también: Antioquia podría vacunar 60.000 personas diarias, pero no tiene dosis suficientes

"El riesgo es que siga la inundación, pues llegaría a corregimientos como Caño Pescado y Londres de Nechí, y hasta la ciénaga del municipio vecino de Ayapel. Para controlar el flujo de agua están tapando con bolsas tipo 'big bag', que tiene tierra para controlar el agua".

Emergencias

De los 125 municipios antioqueños, 95 tienen algún tipo de alerta por probabilidad deslizamiento de tierra en zonas inestables o de ladera.

Siete localidades tienen una ocurrencia alta y por eso la alerta es roja. Cerca de 340 familias quedaron afectadas o damnificadas esta semana en el departamento por emergencias invernales, la mayoría relacionada con el desbordamiento del río Cauca.

Le puede interesar: Antioquia mantiene la alerta por escasez de oxígeno ante bloqueos viales

En el corregimiento Bolombolo de Venecia, Suroeste del departamento, 120 familias permanecen albergadas luego del desbordamiento del río Cauca. El alcalde Venecia, Óscar Sánchez, dijo que las 120 familias que permanecen albergadas están recibiendo asistencia humanitaria.

Además, se instaló un Puesto de Mando Unificado (PMU) para la recepción de víveres y elementos nuevos para los damnificados.

Siete principales afluentes, entre ellos el San Juan, Murrí y Murindó están en alerta roja por altos niveles en sus caudales, por lo que requieren de un monitoreo constante. Las regiones del nordeste, Urabá y suroeste, son las más afectadas. Hay riesgo también por crecientes súbitas.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.