Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Diana Osorio, gestora social de Medellín, con su hija Aleia.
Diana Osorio, gestora social de Medellín, con su hija Aleia.
Cortesía: Alcaldía de Medellín.

Con un video publicado en su cuenta de Twitter, el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, contó que Aleia, su bebé de cinco meses de nacida se recupera satisfactoriamente luego de ser sometida a un trasplante de hígado. 

En las imágenes se observa a la pequeña entretenida con un juguete, mientras que el mandatario expresó que, “gracias a todos por sus oraciones y buena energía”.

Aleia, fue sometida a la cirugía el pasado martes 26 de mayo, cuando fue diagnosticada con una enfermedad hepática. El procedimiento fue realizado en el Hospital Pablo Tobón Uribe de Medellín. 

Lea también: El 8 de junio se reactivaría todo el comercio en Medellín

Entre tanto, el Alcalde dijo que la evolución satisfactoria de su hija menor, es “como volver a nacer”. Su esposa, la gestora social, Diana Osorio, fue la donante de la pequeña. También entregó buenas noticias sobre su estado de salud, aseguró que aún está “con mucho dolor, pero es una mujer muy valiente”.

Recordemos que por esta situación familiar, entre el 26 y el 28 de mayo, el alcalde Daniel Quintero fue reemplazado en su cargo por el secretario de Gobierno de Medellín, Fredy Esteban Restrepo. Sin embargo, ya retomó sus labores.

En contexto

En la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Pablo Tobón Uribe, estuvo Aleia, luego del procedimiento quirúrgico. El cirujano de hospital, Sergio Hoyos, quien integró el equipo interdisciplinario que tuvo a cargo el trasplante, explicó se trató de cirugía  compleja, que duró 16 horas, por la corta edad y el peso de la bebé, además porque se tuvo que reemplazar una vena que llega al hígado.

Le puede interesar: El aislamiento inteligente en Medellín comenzará con flexibilidad en el comercio

Diana Osorio, la donante, estuvo en la Unidad de Cuidados Especiales. Aleia podría ser dada de alta en dos o tres semanas, aunque depende de cómo evolucione su estado de salud tras el trasplante de hígado.

El propósito de los médicos era esperar que la niña alcanzara los 8 kilos  para reducir los riesgos de la cirugía. Sin embargo, la enfermedad avanzó rápidamente, lo que obligó a que fuera hospitalizada varias veces. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.