Foto: Cortesía


Con una carta, tres de las seis personas que quedaron en los segundos puestos durante las pasadas elecciones al Concejo en Juradó, Chocó, llamaron la atención del alcalde Alberto Achito para que los nombre de manera inmediata ante la destitución de los 6 actuales ediles, por  irregularidades en la elección y posesión del actual personero, Romel Ibargüen.


En el escrito, que también fue enviado a la Procuraduría, estas personas aseguran que han asistido por lo menos tres veces al despacho de la alcaldía para asumir los cargos, pero que el mandatario sólo les ha dado evasivas. En un encuentro, Achito les dijo que fueran el 2 de enero para la diligencia, pero ese día tampoco cumplió su promesa.


Edison Mena, el único de los 7 concejales que no fue destituido, asegura que la arrogancia del alcalde ha impedido el nombramiento de quienes le quitarían la mayoría del apoyo en esta corporación. Dijo que lo que pretende el mandatario es quedar sin la vigilancia del ente de control.


Por su parte, Alberto Achito explicó que ni  los concejales, ni él han sido notificados por la Procuraduría que le dio tres días hábiles para suplir estas plazas. Advirtió que el nombramiento de los nuevos ediles, es responsabilidad de la Registraduría.


Pese a que desde el 20 de diciembre, la Procuraduría confirmó la destitución e inhabilidad por 12 años de los seis servidores; quienes serían los nuevos concejales, aseguran que por negligencia del alcalde, no han asumido sus cargos y no se han realizado las sesiones.


La sanción disciplinaria afectó a, Sergio Flórez Hinestroza, Demetrio Córdoba Rentería, Celmira Cabrera Upigamo, Rafael Conquista Cabrera, Yidis Ospina Moreno y Nirla Mireya Luna Hinestroza.


Según la providencia, estos funcionarios incurrieron en un prevaricato por acción, al violar las normas de la meritocracia y desconocer las pautas establecidas por el Departamento Administrativo de la Función Pública.