Cargando contenido

Las autoridades buscan a los responsables de detonar una granada en un establecimiento público.

La víctima era un vendedor de comidas rápidas.
Foto archivo

El ataque con una granada contra un grupo de personas que departían en un establecimiento público de Caucasia, solo tres días después de la visita del presidente Iván Duque, tiene preocupados a los habitantes de este municipio del Bajo Cauca, que no descartan nuevos atentados de los grupos criminales contra la población civil. 

Pese al anuncio del envío de más fuerza pública a la zona, en la localidad no hay quien garantice la seguridad. El personero Orlando Ávila aseguró que en los constantes enfrentamientos entre los grupos ilegales, personas inocentes quedan en medio del fuego cruzado. 

Dice que hasta que no se apliquen proyectos sociales y laborales, los trabajos del ejército en la zona tendrán poca efectividad.

Lea también: Tras denuncia, concejal con discapacidad auditiva contará con intérprete de señas
 
El personero de Caucasia explicó que “hay mucha pobreza, mucha miseria y estos grupos encuentran en el desempleo de los jóvenes un caldo de cultivo. Queda claro que en cualquier momento se pueden presentar nuevos ataques; no necesariamente con granadas. Lo peor es que caen personas inocentes”. 

Mientras se avanza en la búsqueda de los responsables de detonar la granada la noche de este jueves, se adelanta un consejo de seguridad en el municipio.  De los doce heridos que dejó el atentado, uno se encuentra en delicado estado por la perforación de un pulmón, los once restantes continúan en observación. 

Lea también: Desmantelan dos laboratorios de cocaína en el Valle.

Por la violencia en Cáceres y Tarazá en esta misma subregión,  a las familias les ha tocado salir de sus viviendas dejándolo todo, incluso sus mascotas, como perros y gatos; además del ganado que hace parte del sustento de las 190 personas que no han podido regresar a sus hogares. 

El abandono de estos animales puede desencadenar una mortandad de las especies que hoy no tienen quien las alimente. Nancy Monterrosa, directora de la fundación Proesa Animal sostuvo que en conjunto con la administración local se está atendiendo a los animales, pero no hay recursos suficientes para suministrar la comida que todos requieren. 

Por medio de donaciones, la fundación intenta suplir la necesidad de los individuos que deambulan en las calles. La situación de orden público en la zona también ha dificultado la llegada de los voluntarios. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido