El gato enfermo fue hallado muerto en una planta de sacrificio para cerdos, en el corregimiento El Hatillo del municipio de Barbosa, en el Norte del Valle de Aburrá. Después de análisis realizados al animal, el Instituto Nacional de Salud lo diagnosticó como positivo para rabia.


El director de Factores de Riesgo de la Secretaría de Salud de Antioquia, Fernando León Henao Zea, afirmó que se lleva a cabo una vacunación masiva de animales domésticos, casa a casa, y de habitantes del sector en un kilómetro a la redonda de donde se presentó este caso.


El funcionario afirmó que la rabia en los gatos es más difícil de controlar que en los perros por ser  de naturaleza silvestre y pidió a los propietarios de mascotas a estar alerta ante cualquier síntoma de la enfermedad en los animales.


Las personas que tuvieron contacto con el animal fueron vacunadas y están en constante valoración médica como medida preventiva. En Antioquia hace 30 años no se presentan casos de rabia en seres humanos, el último se registró en Santa Fe de Antioquia, Occidente del departamento.