Tras el asesinato del antioqueño Joan Sebastián Espinosa Urrego crece la angustia en la familia de su novia, Yelsy Tatiana Góez Guisao, desaparecida desde hace 23 días en Cancún, México, junto con otros dos colombianos cuyas identidades se desconocen.

Aleida María Guisao Gil, madre de Yelsy, pidió a la Cancillería que acelere la búsqueda de su hija, quien al parecer habría sido retenida con otras personas por agentes de la Policía para entregarlas supuestamente a un cartel de la mafia.

El cuerpo de la joven estaría en una fosa, pero las autoridades del país azteca no dan respuesta de su paradero.

Yelsy Tatiana, de 25 años de edad, vivía en Cancún con su novio Joan Sebastián desde mayo de 2017 y trabajaba en un centro de estética. El sábado 16 de diciembre se despidió de los compañeros y el lunes siguiente no regresó como estaba previsto. Su madre trató de comunicarse por todos los medios hasta que le confirmaron la desaparición.

Según fuentes judiciales, Joan Sebastián Espinosa, de 23 años de edad era prestamista y desapareció luego de reunirse con una mujer que le debía un dinero. Posteriormente, lo encontraron decapitado y sus exequias se realizaron en Medellín.