La muerte de una niña de cuatro años de edad, tras la explosión de una granada de fragmentación, sería consecuencia de la disputa que sostienen disidentes de Farc y el Clan del Golfo en el municipio de Ituango, Norte de Antioquia.

Según el gobernador Luis Pérez Gutiérrez, la lucha por el control de las rentas ilegales ha generado situaciones de orden público que preocupan a los habitantes de la localidad, como el episodio ocurrido la semana pasada donde un grupo que se hace conocer como disidentes del frente 36 de las Farc, pintó varias casas y la cancha de la vereda.

Las autoridades mantienen la recompensa de 50 millones de pesos para quien ofrezca información que permita la captura de los responsables de este ataque.

Con banderas y prendas de vestir blancas, los habitantes de Ituango marcharon por las calles del municipio para rechazar los actos de violencia ocurridos recientemente.

De acuerdo con las primeras informaciones, la acción criminal estaba dirigida contra alias Shakiro, supuesto integrante del Clan del Golfo, quien estaría en enfrentamientos con alias Cabuyo por el control territorial.