En un estudio comprendido entre enero de 2014 y julio de 2016, la Auditoria General de la República llamó la atención sobre una serie de contrataciones en el país. En el caso de la Universidad de Antioquia, indicó que aunque su razón social es la educación, presta servicios en otros sectores. El auditor General, Felipe Córdoba, explicó en RCN Radio que el top 10 de los principales contratistas está el Alma Máter, con 280 mil millones de pesos, con servicios relacionados con la salud y la limpieza de las calles en el Área Metropolitana. “La Universidad de Antioquia tiene contratos en los cuales creemos que son idóneos, como el de citología, pero otros como el de barrio y lavado de calles, lo que nos ha generado suspicacia”, señaló. La Gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Medellín, cada una con 1 punto 2 billones de pesos, fueron las dos entidades públicas contratantes con organizaciones sin ánimo de lucro, señaló el auditor Felipe Córdoba.  “El Gobierno de Antioquia tiene contratos por más de 1 billón de pesos con estas entidades, desde 2014, seguido por la Alcaldía de Medellín. En algunos casos, las organizaciones sin ánimo de lucro se creaban por el mismo periodo de los gobernantes, y luego se terminaban”, dijo. En el grupo de los mayores quince contratantes, están la Institución Universitaria Pascual Bravo, la Cooperativa Colanta y el Instituto para el Desarrollo de Antioquia (Idea). La Auditoria indicó que las entidades sin ánimo de lucro tienen un régimen especial y se benefician de la régimen tributario.