Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Autoalbergadas permanecen las 10 mil personas damnificadas por un vendaval en Quibdó

Lluvias/Foto Cortesía Q Radio


Dos mil 500 familias están a la espera de tejas de zinc y plásticos que les permita reparar sus viviendas que fueron destechadas por un vendaval que azotó a Quibdó. Las personas están en casas de familiares y amigos.


El alcalde encargado de Quibdó, Julio Álvarez, aseguró que las familias también perdieron sus enseres por las lluvias y dijo que confían en que el Gobierno Nacional envíe en las próximas horas las ayudas para los afectados.


"Se dañó la mayoría de los enseres porque cuando cae agua, acaba con todo. Estamos buscando cómo darle tejas y plásticos para que la gente se tape, mientras podemos darles una solución definitiva", señaló el mandatario local.


Una de las preocupaciones en Quibdó es que continuaron las lluvias, lo que ha dificultado tener un censo exacto de los damnificados y ha empeorado el estado de las viviendas, dijo el alcalde encargado Julio Álvarez.


"Estamos con la Defensa Civil y los organismos de socorro terminando de levantar el censo, pero se nos vino un aguacero muy duro y no pudimos culminar", dijo.


Dos personas tuvieron heridas leves por la caída de postes y árboles. 57 barrios y siente instituciones educativas de Quibdó tuvieron afectaciones por las lluvias y los vientos. Para atender la emergencia, se decretó la calamidad pública.