Los indígenas que en las calles de Medellín se dedican a la mendicidad durante esta época de Navidad, estarían siendo “esclavizados” por las bandas criminales, quienes los obligan a pedir limosnas y posteriormente entregar el dinero recaudado a dichas organizaciones delincuenciales.


El secretario de Inclusión Social, Luis Bernardo Vélez Morales, aseguró que detrás de la mendicidad indígena que esclaviza en su mayoría a los niños, estaría funcionando una red de trata de personas, que los traen desde sus resguardos a la ciudad a pedir en los semáforos.


El presidente de la Organización Indígena de Antioquia, OIA, José Leonardo Domicó, reiteró que esta situación es lamentable, toda vez que se aprovechan de los escasos recursos económicos de estas familias y de su situación de vulnerabilidad.


Recordemos que, obligar a una persona a pedir limosna, es considerado un delito y por ley podría ser penalizado doce y 23 años de prisión.


Según la Alcaldía de Medellín, las personas que piden limosna en las calles y semáforos, son de Medellín. Sin embargo, un 20 por ciento, ingresan a la ciudad desde otros municipios del departamento y el país.