Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Comunidades indígenas (imagen referencial).
Comunidades indígenas (imagen referencial).
AFP.

Siete comunidades indígenas, habitadas por cerca de mil personas están confinadas en Dabeiba, Occidente de Antioquia, por la siembra de minas antipersonal. Los grupos armados que se disputan el control del territorio, entre ellos el ELN, impusieron toques de queda nocturnos para sembrar minas antipersonal. Después de las 6:00 de la tarde, no pueden salir de sus resguardos.

El alcalde de Dabeiba, Leyton Urrego Durango, confirmó que la mayoría de las personas confinadas son niños y adultos mayores, por lo que piden presencia permanente del Ejército.

Además, exigen un desminado humanitario para poder permanecer con garantías de seguridad en el territorio.

"La situación es compleja, los niños y adultos mayores son los más vulnerables. Son por lo menos mil indígenas los que estarían confinadas. Se están tramitando las ayudas humanitarias para atender a esas siete comunidades indígenas".

Lea también: Funcionarios del Inpec fueron detenidos por ingresar cocaína a la cárcel El Pedregal

Según las denuncias de la comunidad y la verificación de la información por parte de la Personería de Dabeiba,  los artefactos explosivos fueron sembrados en el corredor estratégico que conecta al Chocó con el Urabá antioqueño, un territorio disputado por el ELN y el Clan del Golfo como ruta para el narcotráfico.

¿Minas en Murindó? 

Tras una misión humanitaria y pastoral en Murindó, Antioquia, por parte de las Diócesis de Quibdó y Apartadó, donde hay 2 mil 200 indígenas desplazados, la iglesia católica confirmó que el ELN y el Clan del Golfo continúan sembrando minas antipersonal, esta vez cerca de las casas y las escuelas.

Le puede interesar: Medellín iniciará este jueves la vacunación a los mayores de 60 años

Un mes después, identificaron que 20 personas continúan confinadas y sin alimentos, por miedo a caer en campos minados, ser asesinados o reclutados no están realizando sus actividades de pesca, caza ni agrícolas.

El obispo de Quibdó, monseñor Juan Carlos Barreto, aseguró que el ELN amenazó a los líderes indígenas de la zona y el Clan del Golfo a la comunidad en general, tras considerar que son colaboradores del Ejército de Liberación Nacional, pues ambos grupos armados se disputan el control del territorio.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.