Foto: RCN Radio.



Integrar el cuidado del medio ambiente con la memoria histórica del conflicto armado en Colombia, es el principal objetivo de los bosques de paz impulsados por el Ministerio de Medio Ambiente. Y aunque ya existen tres de estos sitios en el país -uno de ellos en Granada, Antioquia- hasta el momento no se había instalado un bosque de paz en una zona suburbana, como ocurrió este lunes en el Cerro Quitasol, en Bello, Norte del Valle de Aburrá.

La particularidad de este bosque, según explicó el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo Urrutia,  es que cada especie que sea sembrada, le hará un homenaje a una víctima del conflicto. Por medio de una aplicación, los visitantes al  bosque podrán conocer la historia de esta persona.

Eugenio Prieto, director del Área Metropolitana,  agregó que tras el incendio que sufrió el cerro en febrero de este año, se han sembrado 120 mil árboles y el próximo año la cifra llegará a los 200 mil, con los que se pretende recuperar la capa vegetal y ayudar a la circulación y mejoramiento  del aire.

Hasta el primero de diciembre de este año, en Antioquia se tiene registro de más de ocho millones de víctimas del conflicto, de ellas 574.317 eran del Valle de Aburrá y 64.461 estaban en el municipio de Bello, el segundo municipio con mayor cantidad de víctimas después de Medellín.

En compañía del alcalde de Bello, César Suárez Mira, el secretario de Medio Ambiente de Medellín, Sergio Andrés Orozco y el director del Área Metropolitana, Eugenio Prieto, el ministro Luis Gilberto Murillo sembró una de las especies nativas de este bosque.