Como Ernelio Pacheco Tunay y Miguel Becheche Zarco, fueron identificados de manera preliminar los dos cuerpos exhumados por servidores del CTI en Alto Baudó, Chocó. Los hombres serían miembros de las comunidades indígenas de Puerto Alegre y El Morro.

Según la investigación adelantada por un fiscal de la Dirección Nacional de Derechos Humanos, los indígenas fueron asesinados por ELN el 12 de septiembre de 2014, señalados de ser colaboradores del Ejército.

Tras conocer el doble homicidio, la comunidad indígena arrebató los cuerpos a los guerrilleros e hizo un ritual para inhumarlos en fosas. Ahora, los cadáveres fueron llevados a Medicina Legal de Quibdó para su plena identificación.