Cargando contenido

El equipo de expertos recorrió el área del proyecto, incluyendo la represa, aguas arriba del área del embalse.

Valdivia, Tarazá, Cáceres, Caucasia y Nechí, aguas abajo del proyecto, bajo observación de Hidroituango
Colprensa

Por invitación de la ANLA, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, con la financiación del programa “Ambassador’s Water Experts Program”, dos científicos del gobierno de Estados Unidos estuvieron por dos semanas en Colombia observando y analizando los impactos ambientales de la contingencia de Hidroituango, según lo confirmó la embajada de Estados Unidos en Colombia.

Lea además: Por afectaciones ambientales en Vía al Llano, Anla abrió procesos sancionatorios

Los científicos, Angélica Gutiérrez, hidróloga y experta en calidad de agua de la Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) y John Gálvez, biólogo marino y director del Servicio de Pesca y Vida Silvestre (USFWS) de la Península de la Florida, fueron los delegados para este recorrido que hicieron junto a técnicos colombianos.

Estuvieron en el área del proyecto Hidroituango, incluyendo la represa, aguas arriba del área del embalse y aguas abajo hasta Nechí. También evaluaron el estado de ciénagas, hablaron con los pescadores de la zona  y participaron en las mesas técnicas de la ANLA.

En el comunicado, emitido por la embajada de Estados Unidos, se divulgaron las recomendaciones que los científicos ofrecieron tras sus observaciones. “Resaltaron la necesidad de acciones coordinadas para mejorar las condiciones de la cuenca Magdalena-Cauca. 

También subrayaron la importancia de elaborar planes de manejo y ordenamiento de cuencas y microcuencas, "con mejor especificación de las franjas de protección asociadas a las riberas del río y a las actividades socioeconómicas reglamentadas”, se puede leer.

Consideraron importante  además “desarrollar planes de inversión para fomentar la implementación de tratamiento de aguas residuales en los municipios a lo largo del río y mejorar la gestión de las pesquerías basada en los ecosistemas y su dinámica”.

Le puede interesar: ANLA multó con $4.305 millones a Hidroituango

Asimismo, recomendaron que “las entidades adscritas al Sistema Nacional Ambiental (SINA) trabajen de manera coordinada y conjunta para garantizar que la evaluación de impactos integre sus contribuciones al igual que las de entidades locales, regionales y nacionales con responsabilidades en el proyecto, y establecer objetivos cuantificables para asegurar transparencia e inclusión con las comunidades”.

Eso sí, basados en su propia experiencia, en la estadounidense, creen beneficioso dar “prioridad al uso exclusivo de especies nativas, teniendo en cuenta el análisis de riesgos con manejo adaptativo en el proceso de restauración”.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido