Cargando contenido

Niños, jóvenes y adultos se han desplazado hacia la zona urbana de Cáceres, por presencia de grupos armados. Foto: Cortesía OIA.



Las poblaciones de Peque, Valdivia, Yarumal, Uramita y Cáceres se encuentran en un riesgo inminente por la presencia de grupos armados ilegales como el Clan del Golfo y la guerrilla del ELN, que mantienen una disputa por los cultivos ilícitos y la minería ilegal.

Así lo advirtió la Defensoría del Pueblo en Antioquia que elevó unas alertas tempranas a las autoridades militares y al Gobierno Departamental por las dificultades para garantizar los derechos humanos y la integridad de estas comunidades en el Occidente, Bajo Cauca y Norte de Antioquia.

El defensor regional Jaime Zapata aseguró que espera que todas las autoridades se puedan coordinar para proteger a la población civil, en estos territorios que fueron abandonados por las Farc y ahora quieren apoderarse otros grupos al margen de la ley.

Esta regional del Ministerio Público también exigió medidas efectivas para garantizar el retorno de más de 530 desplazados que se encuentran albergados en la cabecera municipal de Cáceres, quienes huyeron de once veredas por los persistentes enfrentamientos del Clan del Golfo y la guerrilla del ELN.