El subsecretario de Gobierno de Antioquia, Hugo Parra Galeano, confirmó que el comandante de la Policía de Urabá, coronel Luis Eduardo Soler, y uno de sus guardaespaldas resultaron heridos en medio de los disturbios por el paro cívico. Según el funcionario, el oficial fue atacado con golpes mientras que su acompañante recibió una herida con un arma cortopunzante. Ambos fueron atendidos por el personal médico y está fuera de cualquier tipo de peligro. Los uniformados se encontraban con un sacerdote y el alcalde de Chigorodó, Daniel Segundo Álvarez, cuando intentaban conversar con los promotores de las protestas para calmar la situación. Sin embargo, no tuvieron éxito. Los disturbios han causado daños al peaje de Riogrande, que están entre Turbo y Apartadó, uno de los tres que la población rechaza y pide al Gobierno su retiro o reubicaciones.