Con protestas y reclamos a la administración pública, los comerciantes informales que hasta la semana pasada trabajaban en el sector de Carabobo, pretenden conservar los espacios por los que pagaron hasta 500 mil pesos.

Tras los operativos hechos la semana pasado  por funcionarios de espacio público para retomar el control, los vendedores manifestaron que integrantes de bandas delincuenciales les habían cobrado el alquiler de algunos metros cuadrados a lo largo de la carrera que se congestionó en unos pocos días.

José Wilmar Castro, presidente de AsotraMódulos, explicó que se trata de por lo menos 300 personas a las que ya no se les permite trabajar en la vía pública.



El subcomandante de la Policía Metropolitana, coronel Juan Carlos Rodríguez, aseguró que se están adelantando las investigaciones para determinar cual es la estructura criminal que está detrás de los cobros denunciados por los vendedores.



Para evitar las agresiones de las que estaban siendo víctimas los funcionarios de espacio público, fue necesario redoblar la seguridad en esta parte del centro de Medellín donde la semana pasada debieron ser cerrados algunos de los locales durante las protestas de los comerciantes que exigen que se les permita trabajar.