Continúa la indignación en el Eje Bananero más importante del país por la entrada en funcionamiento de 2 de los 3 peajes instalados por la Agencia Nacional de Infraestructura.

Aunque se había acordado un cobro diferencial para los habitantes entre los 2 mil 100 y 3 mil 100 pesos, la comunidad denuncia que les están cobrando más de 8 mil pesos para poder movilizarse por el sector.

Por eso, comerciantes, transportadores, bananeros y educadores comenzaron el Paro Cívico Indefinido en los municipios de Turbo, Carepa, Chigorodó y Apartadó, donde las actividades se mantienen paralizadas, sin que hasta ahora se presenten altercados con la fuerza pública.



El alcalde de Apartadó, Eliécer Arteaga, confirmó que la movilidad en la región no está del todo paralizada, avanza a “media marcha”, por lo tanto, los habitantes se han podido movilizar de un lugar a otro. Sin embargo, hay un temor generalizado entre los habitantes.

Sobre el presunto ofrecimiento de dinero para que los habitantes se unan de forma masiva a las manifestaciones, el mandatario aseguró que esto ya es materia de investigación, al paso que se comprometió a no permitir que los ciudadanos sean amenazados.



Por su parte, la secretaria de Gobierno de Antioquia, Victoria Eugenia Ramírez, anunció que para evitar bloqueos en las carreteras, a la zona se trasladaron 400 policías y soldados adicionales, pues no se permitirán vías de hecho.

La funcionaria recordó que la instalación de los nuevos peajes es una orden de la Agencia Nacional de Infraestructura, por lo que solucionar el problema no es una competencia de la Gobernación.

El presidente de la ANI, Dimitri Zaninovich, y el viceministro de Transporte, Andrés Chávez, sostuvieron horas previas una reunión para buscar soluciones a esta protesta ciudadana, pero aún no se han pronunciado al respecto.